Las palomas

Las palomas pertenecen a la familia de las colúmbidas y al orden Columbiformes.

En este orden hay un total de 310 especies que se encuentran repartidas por todo el mundo, a excepción de la Antártica y el Ártico. 

“Ratas voladoras”, “sucias”, “transmiten enfermedades”, “plaga”, “estúpidas”, “son tontas”…

Normalmente, los adjetivos que se utilizan para estas aves dejan bastante que desear.

Son tachadas de sucias, de tontas, de transmitir enfermedades, entre otras muchas cosas.

Pero, ¿nunca te has planteado que si fuesen tan estúpidas como se cree de manera popular, no habrían conseguido sobrevivir en países de todo el mundo?, si son tan tontas, ¿por qué se utilizaban para enviar mensajes de unos lugares a otros? Y yo me pierdo usando el GPS… 

A fin de cuentas, muy tontas no pueden ser si han sobrevivido más tiempo en la Tierra que el propio ser humano.

Se ha domesticado tanto a estas aves desde hace muchísimos años, y se sabe que existen palomas donde existen seres humanos. 

Hay estudios que muestran que la paloma común (Columba livia) no es capaz de anidar en árboles, sino que lo hace en edificios y construcciones urbanas, porque ya no es capaz de hacerlo de manera “salvaje”.

Las palomas son animales muy limpios: les encanta bañarse en el agua, y si su comida tiene algún resto de suciedad, no se la comen. 

¿Las palomas son tontas?

Diferentes investigadores descubrieron que estas aves son capaces de categorizar objetos en una operación mental similar a la que efectúan los niños cuando aprenden las palabras.

Estos experimentos comenzaron en el año 1988, cuando diferentes especialistas comprobaron que las palomas podían asignar objetos a diferentes categorías, utilizando mecanismos asociativos como los que los niños aprenden las palabras.

Científicos de la Universidad de Iowa concluyeron que las palomas pueden discriminar entre los conceptos abstractos de espacio y tiempo (estudio publicado en la revista Current Biology).

El investigador Edward Wasserman (departamento de Psicología Experimental y Ciencias del Cerebro de la Universidad de Iowa), lleva estudiando difentes aves, entre ellas las palomas, desde hace décadas, y defiende que el sistema nervioso que poseen estos animales, discrepa mucho con el concepto de “cerebro de pájaro” que la sociedad tiene. 

Entre otras proezas, las palomas son capaces de distinguir emociones en el rostro de los humanos, también distinguen letras del alfabetos, diferentes pastillas de medicamentos, son capaces de distinguir tejidos sanos de tejidos afectados por el cáncer viendo imágenes de estos, y también entre pinturas de Picasso y de Monet.

 Son capaces de aprender a reaccionar ante un estímulo de una manera concreta; pueden distinguir a las diferentes palomas como individuos y utilizar el comportamiento de este otro individuo como una señal para darle una respuesta adecuada.

Aprenden muy rápido a dar respuestas discriminatorias a las diferentes categorías de estímulos, pueden recordar durante mucho tiempo (incluso varios años) un gran número de imágenes individuales.

Cabe destacar que las palomas son una de las pocas especies de animales que pasan la “prueba del espejo”: reconocen su reflejo como una imagen de sí mismas. Esto lo realizan animales que se encuentran mucho más arriba en la escala evolutiva, como los primates, los delfines, los elefantes y los seres humanos.

Existen estudios científicos que afirman que las palomas pueden aprender a leer (sí, leer), y que son capaces de distinguir palabras que existen de palabras que no.  Por ejemplo, fueron capaces de distinguir la palabra “door” (puerta en inglés), de la palabra “daar”, que no existe.

Esto indica que las palomas poseen características del sistema de procesamiento ortográfico que los seres humanos utilizamos para aprender a leer.

Como dato: al finalizar este estudio, las palomas más inteligentes aprendieron 43 palabras en 8 meses.

¿Cómo saben las palomas mensajeras a dónde ir? 

Se sabe que estas aves han sido utilizadas como mensajeros desde el Antiguo Egipto pero, ¿cómo lo hacen?

Diferentes estudios concluyeron que las palomas tienen una especie de “brújula interna”, además de guiarse por su olfato y por puntos de referencia que ya conocen, y por la orientación del sol.

También se ha comprobado que toman rutas más eficientes si lo hacen en pareja, lo que significa que aceptan otra ruta si su compañera se la sugiere.

¿Transmiten las palomas realmente tantas enfermedades como se dice?

Antes de nada, hay que tener en cuenta que todos los animales (humanos y no humanos) con los que convivimos pueden transmitir enfermedades, pero en función de las condiciones higiénicas y sanitarias (vacunas, desparasitación, etc), esto podrá ocurrir o no. Tu perro, mismamente, podría transmitirte la rabia, y no le insultas por eso.

Los estudios indican que los excrementos de paloma pueden transmitir, cuando se inhalan, hongos Cryptococcus, pero también afirman que el contacto con excrementos de paloma que puedan conducir a tener estas enfermedades es muy raro y que la gran mayoría de personas expuestas a estos hongos no se enferman, debido a la resistencia natural que posee el ser humano ante estas enfermedades.

A pesar de que estos hongos se encuentran en excrementos de otras aves, en frutas podridas y en materiales orgánicos en descomposición, esta enfermedad se conoce como “enfermedad de las palomas”, dando más pie a que se piense que estos animales transmiten enfermedades.

Enfermedades como la salmonela se dan por el consumo de huevos, y no vemos a la gente montar tanto drama con las gallinas que con las palomas (vaya, ¿no será porque le sacamos algún beneficio a una de ellas y por eso no nos molestan tanto?).

Los gatos pueden transmitir la toxoplasmosis (también se transmite por carne y aguas contaminadas) y nadie monta tanto escándalo como con las palomas.

Desde hace décadas, la paloma se utiliza como “símbolo de la paz” y a pesar de eso, es uno de los animales más repudiados, perseguidos y odiados por la sociedad.

Quizá deberíamos plantearnos que ciertas creencias populares son solo eso: creencias populares.

Yo lo tengo claro: A PICHÓN CAÍDO, PICHÓN RECOGIDO.

Os recomiendo mucho ver la cuenta de @mis_amigas_las_palomas para informaros más sobre estos animales tan maravillosos.